*Ponen en marcha el ciclo de conferencias “Rutas de Iberoamérica”< el ex director Virglio Muñoz, primer ponente

El maestro Virgilio Muñoz, ex diretor del CECUT, fue el primer expositor del ciclo “Rutas de Iberoamérica” que organizó la institución cultural, y la actual directora, doctora Bianka R. Santana resaltó que en la gestión de Muñoz el Centro Cultural se vinculó fuertemente al tema de la educación artística y, por otro lado, se comprometió con la creación de nueva infraestructura, como la sala de cine Carlos Monsiváis, el Centro de Documentación de las Artes, el Acuario, el comedor infantil, la rehabilitación de la explanada y la construcción de las aulas de ensayo, que han sido de gran utilidad.

 

Pero más allá de eso, añadió la servidora pública, el Mtro. Muñoz posicionó al Centro Cultural en el ámbito iberoamericano a partir de su convocatoria a reflexionar sobre la cultura, entendida como un derecho humano, y la cultura como factor de cohesión social, que lo llevó a participar en un seminario en Madrid en 2012, a invitación de la Secretaría General Iberoamericana, para analizar las aportaciones que el arte y la cultura pueden ofrecer para reconstituir el tejido social, seriamente afectado por el clima de violencia prevaleciente.

“Desde la época del Mtro. Muñoz, la institución empezó a posicionarse como un interlocutor necesario con otros centros del mundo y al día de hoy, gracias a la decisión de la Secretaría de Cultura de designar al CECUT para ocupar la Presidencia del Consejo Intergubernamental del Programa Iber-Rutas, de la Secretaría General Iberoamericana, que tiene que ver con los derechos culturales, la migración y temas relacionados con la diversidad cultural, prosigue la reflexión en torno a estos asuntos”, señaló la Dra. Robles Santana al explicar que en reconocimiento a sus gestiones en ese terreno, correspondió al Mtro. Muñoz arrancar el ciclo de conferencias “Rutas de Iberoamérica”.

“Desde la época del Mtro. Muñoz, la institución empezó a posicionarse como un interlocutor necesario con otros centros del mundo y al día de hoy, gracias a la decisión de la Secretaría de Cultura de designar al CECUT para ocupar la Presidencia del Consejo Intergubernamental del Programa Iber-Rutas, de la Secretaría General Iberoamericana, que tiene que ver con los derechos culturales, la migración y temas relacionados con la diversidad cultural, prosigue la reflexión en torno a estos asuntos”, señaló la Dra. Robles Santana al explicar que en reconocimiento a sus gestiones en ese terreno, correspondió al Mtro. Muñoz arrancar el ciclo de conferencias “Rutas de Iberoamérica”.


“Hoy en día podemos decir con mucha satisfacción, pero
también reconociendo que se trata de una alta responsabilidad, que el Centro
Cultural ya es formal y legalmente un interlocutor de México, a través de la
Secretaría de Cultura, en Iberoamérica y eso deberá traducirse en importantes
proyectos de movilidad no solo para artistas, creadores, gestores, sino que nos
va permitir dialogar con respecto a los temas relacionados a la cultura y la
migración”, apuntó la directora general del CECUT.




 

Explicó
que una de las razones por las cuales el CECUT se quedó con la presidencia de
este programa “es porque propusimos un proyecto que tiene que ver con el
levantamiento de un mapa general de todas las prácticas artísticas y culturales
con las que las ciudades destino y las ciudades santuario recibimos a los
grupos migratorios nacionales e internacionales en esta necesaria práctica de
encaminarlos a toda nuestra actividad social, cultural y productiva”.




 

A
su vez, el Mtro. Virgilio Muñoz, quien dirigió el CECUT en el periodo
2009-2012, manifestó que desde que tomó las riendas de la institución a la par
de la atención a la agenda de actividades se formuló una pregunta en apariencia
sencilla, pero cuyo contenido posee gran profundidad: cultura ¿para qué? Y a
partir de ese punto se fraguó el interés por analizar el papel de la educación
y la cultura como factores de cohesión social.




 

“La
cohesión social es el elemento que nos une y fortalece, siempre a partir de
convicciones coincidentes que representan valores, pero cuando las sociedades
carecen de ella se fracturan, se dividen, se debilitan, crece la apatía, la
indiferencia y cunde la desesperanza, lacerando el tejido social ya de por sí
debilitado por factores como la violencia y la promoción de valores antagónicos
a la convivencia”, planteó el Mtro. Muñoz.




 

Recordó
una expresión del filósofo Leopoldo Zea quien decía “debemos ser mejores sin
dejar de ser los mismos” y esto tiene un gran sentido desde la perspectiva del
trabajo institucional y “de quienes como sociedad estamos comprometidos con
este país y su difícil momento y esto era lo que animaba de manera muy
particular cuando decidimos impulsar un foro permanente de reflexión en torno a
la cultura y la educación como instrumentos para robustecer la cohesión y
restañar el tejido social.




 

“Al
mismo tiempo descubrimos otras posibilidades para atender necesidades y
problemas de la comunidad de manera muy directa, toda vez que estábamos en una
sociedad con grandes preocupaciones por la inseguridad y la violencia, la
inequidad en cuestiones de género, pérdida de valores, corrupción, deterioro
del medio ambiente, de suerte tal que a partir de allí se formularon los ejes
de acción que orientaron el trabajo del CECUT en esos años”, dijo.




 

A
esos objetivos superiores obedeció el programa de infraestructura puesto en
marcha entre 2009 y 2012, es decir, cuando se decidió abrir el comedor
infantil, añadió, no fue nada más para satisfacer una necesidad elemental, sino
para impulsar una cultura de la nutrición y la buena alimentación en un país
donde los índices de obesidad infantil resultan alarmantes o cuando se remodeló
el Jardín Botánico se buscó fortalecer la identidad mostrando la flora de la
región para familiarizar a los visitantes del CECUT con su entorno natural. En
otras palabras, cuando se decidió construir nuevos espacios en la institución
no fue por los espacios mismos, sino como forma de atender una necesidad social.




 

El
Mtro. Muñoz señaló que al impulsar estas reflexiones, el CECUT encontró un
aliado excepcional en la Secretaría General Iberoamericana, que por mandato de
la X Cumbre de las Américas, había recibido la encomienda de alentar el
análisis de formas alternativas para enfrentar problemas sociales y es en ese
punto que convergieron los intereses de la institución con ese objetivo
superior, lo que condujo a la instalación del foro permanente para reflexionar
sobre la cultura y la educación como factores de cohesión social.




 

En
esos años ni la autoridad federal ni las estatales y municipales se interesaron
en profundizar en esa línea de trabajo que ahora parece recobrar importancia en
los planteamientos del actual Gobierno de México cuando se propone reducir los
índices de violencia, que aún siguen siendo muy elevados, combatiendo las
causas que les dan origen, remató el Mtro. Muñoz.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here