*Alta incidencia de cáncer de próstata en México por factores culturales, dice especialista

Hace siete meses, a sus 65 años todo era aparentemente normal para don Arturo Carranza Negrete. Tenía controladas su hipertensión y diabetes, pero no contaba con que un agudo dolor en las vías urinarias y un ligero sangrado por el pene eran el aviso de un mal más terrible: el cáncer de próstata en etapa 6 (hasta la etapa 3 existe un 50% de posibilidades de éxito en el tratamiento).

Hace siete meses, a sus 65 años todo era aparentemente normal para don Arturo Carranza Negrete. Tenía controladas su hipertensión y diabetes, pero no contaba con que un agudo dolor en las vías urinarias y un ligero sangrado por el pene eran el aviso de un mal más terrible: el cáncer de próstata en etapa 6 (hasta la etapa 3 existe un 50% de posibilidades de éxito en el tratamiento).

No obstante Carranza Negrete venció la terrible enfermedad con el apoyo del doctor Homero Fuentes de la Peña, oncólogo clínico y presidente de la asociación de lucha contra dicho mal, ProOncavi, y hoy en día es apasionado promotor  de la revisión preventiva, pues entre más oportunamente se detecte el mal, es curable casi en un cien por ciento de los casos.

En conferencia de prensa el doctor  Homero Fuentes de la Peña dijo que en la etapa 1 en un 98% de los casos es curable; en las etapas 2 y 3, el índice de éxito en el tratamiento es del 50% pero a partir de la etapa 4 se reduce drásticamente a sólo el 2 por ciento.

Y por desgracia en México, por atavismos machistas no existe una detección temprana del mal, aún cuando los exámenes tienen un bajo costo, alrededor de mil pesos anuales, cifra ínfimamente menor si se considera que el tratamiento puede llegar a costar varios cientos de miles de pesos.

Homero Fuentes de la Peña, quien en la conferencia de prensa estuvo acompañado por el urólogo Francisco Javier Valentín y Ortiz y la sexóloga Daniela Rodríguez, además del paciente Arturo Carranza Negrete, dijo que existen hasta tres formas de detección del cáncer de próstata, el antígeno prostático que es una prueba a través del análisis de la sangre; el ultrasonido y la exploración anorectal, que es el tabú más difícil de romper en la cultura mexicana, y latinoamericana, por supuesto.

Y destacó que el grupo de riesgo es el de todos los varones de más de 40 años, y conforme avanza la edad, aumenta la incidencia, por lo que recomendó una revisión anual cuando menos, para que en caso de que se presente el problema, detectarlo a tiempo y curarlo.

Afirmó que para ello se llevan a cabo diversas campañas de concientización entre la población masculina, como “Bigote con  Causa”, una campaña que se realiza en noviembre y que es la versión latina de Movember, un movimiento iniciado en Australia hace poco más de una década.

Indicó que gracias a esta campaña de concientización, Australia revirtió sus índices de cáncer de próstata, después de ser la nación con mayor incidencia del mundo. Y destacó que México puede lograr avances significativos si los mexicanos nos deshacemos de viejos complejos que no hacen más que provocarnos un grave problema de salud como sociedad.

No obstante Carranza Negrete venció la terrible enfermedad con el apoyo del doctor Homero Fuentes de la Peña, oncólogo clínico en Oncología y Calidad de Vida  (ONCAVI), y hoy en día es apasionado promotor  de la revisión preventiva, pues entre más oportunamente se detecte el mal, es curable casi en un cien por ciento de los casos.

En conferencia de prensa el doctor  Homero Fuentes de la Peña dijo que en la etapa 1 en un 98% de los casos es curable; en las etapas 2 y 3, el índice de éxito en el tratamiento es del 50% pero a partir de la etapa 4 se reduce drásticamente a sólo el 2 por ciento.

Y por desgracia en México, por atavismos machistas no existe una detección temprana del mal, aún cuando los exámenes tienen un bajo costo, alrededor de mil pesos anuales, cifra ínfimamente menor si se considera que el tratamiento puede llegar a costar varios cientos de miles de pesos.

Homero Fuentes de la Peña, quien en la conferencia de prensa estuvo acompañado por el urólogo Francisco Javier Valentín y Ortiz y la sexóloga Daniela Rodríguez, además del paciente Arturo Carranza Negrete, dijo que existen hasta tres formas de detección del cáncer de próstata, el antígeno prostático que es una prueba a través del análisis de la sangre; el ultrasonido y la exploración anorectal, que es el tabú más difícil de romper en la cultura mexicana, y latinoamericana, por supuesto.

Y destacó que el grupo de riesgo es el de todos los varones de más de 40 años, y conforme avanza la edad, aumenta la incidencia, por lo que recomendó una revisión anual cuando menos, para que en caso de que se presente el problema, detectarlo a tiempo y curarlo.

Afirmó que para ello se llevan a cabo diversas campañas de concientización entre la población masculina, como “Bigote con  Causa”, una campaña que se realiza en noviembre y que es la versión latina de Movember, un movimiento iniciado en Australia hace poco más de una década.

Indicó que gracias a esta campaña de concientización, Australia revirtió sus índices de cáncer de próstata, después de ser la nación con mayor incidencia del mundo. Y destacó que México puede lograr avances significativos si los mexicanos nos deshacemos de viejos complejos que no hacen más que provocarnos un grave problema de salud como sociedad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here